Ceyalá

diario retroprogresivo

Etiqueta: vampiros

Feliç 150 any

Espíritu Corona

Bajo la lluvia de ayer tarde plantó la innovadora Corona-Mossén Sorell una pequeña falla navideña con la que celebra la Comisión su 150 aniversario y que arderá mañana en el instante mismo en que suene y se proyecte sobre ella la última campanada de bienvenida al nuevo año 2010.

Antes, un poquito antes, tienes tiempo todavía de dejar tu deseo escrito allí mismo. Al arder se hará realidad. Ellos lo prometen.

Ah! Por un momento volví a ver cotorras verdes y vampiros negros sobre mis Torres. Compré los regalos en la librería del Instituto Valenciano de Arte Moderno y paseé otra vez por los Jardines de la Beneficencia y del Botánico. Cruzó la San Silvestre medio iluminada por las lucecitas de los árboles en Guillém de Castro. Se me habían olvidado las cotorras y los vampiros. Y los museos y los deseos secretos. Y los jardines del Palleter y los héroes de leyenda. Ya es casi fiesta, es casi verano. No, no se me puede olvidar. Voy a escribirlo cien veces y lo echaré allí, en el pequeño buzón.

Prometieron que se cumpliría.

votar

Share/Bookmark

Me gustan los lunes

Los días intensos como el de ayer, me pueden. Si ya una cosa normal me afecta, una extra-normal deja mi cerebro sumido en estado de levitación intergaláctica atemporal indescriptible. No, no es que me derrumbe; me derrumban pocas cosas ya. Al contrario, surge el caballero de la oxidada armadura, couldinaman, el que brilla y deslumbra. Alguien me dijo hace unos días que admiraba las cosas que hago y que aprendía de mí. Jo! Cómo me gusta repetir los elogios, verdad! No, no es así, no os los repito a vosotros sino a mí mismo para animarme porque estoy deprimido. Aunque mi depresión es extraña, ya sabéis, es un tobogán de sube y baja. Que se alegra y entristece intermitentemente a intervalos de cinco minutos. Cinco minutos es demasiado tiempo para mantener el mismo estado de ánimo. Me gustan los lunes porque llega la normalidad, sin sobresaltos. Si puede ser sin marrones mejor, pero no me asustan, soy experto en resolución de marrones. Me gustan los días antes de que amanezca, antes de que todo se mueva, porque soy perezoso, soy un perezoso activo. Y me quedo encantado cuando llega la hora en que los vampiros hacen de las suyas, mordiendo cuellos sin hacer daño, la hora de no hacer nada más que envolverte en el misterio de la vida y besar la hierba que te permitió andar. Me gustan los días, me gustan todos los días (Carmen, 7 años).

Youarenotalone

Para ti, Maribel

Lógica simbólica. Sí, existen las palabras mágicas. Me asomo por las noches un rato a la ventana intergaláctica con más sueño que otra cosa, justo a la hora en que los vampiros hacen de las suyas, los listillos muerden cuellos, las Cenicientas pierden el zapato y los mayores y más tontos Romeos de todos los Romeos trepan ventanas pintando soles y estrellas que no llegan a alcanzar porque están altos, altos, altos. Mi murciélago con pilas alcalinas no se cansa nunca, pero yo sí. Busqué anoche rapidito el botón de apagar sistema para irme a la cama al fin, mi subnick seguía impertérrito con su youarenotalone, ajeno a los cavileos que me azotan últimamente. Antes de cerrar el chiringuito leí el subnick de una amiga… iamnotalone, lo escribió en minúscula y todo, como yo. Quedé como un niño hipnotizado mirando unos minutos la pantalla. No hicieron falta palabras, nos habíamos visto el día anterior. Éso, sólo éso, me hizo dormir feliz y soñar con sueños de colores, de colores, de coloooooooores, besos y más besos y abrazos y caricias chocolateadas. Te cuidas, eh! O treparé ventanas!