Ceyalá

diario retroprogresivo

Etiqueta: gaviotas

Vuelvo a ir a la piscina, pero ni debajo del agua dejo de pensar. Pienso la de cosas que me han pasado, que me están pasando. Es como si se tratara de una película, me parece que estoy a ratos fuera de ella. Salgo y entro, me invento fuerzas. Estoy perdido, sólo sé que tomo el camino adecuado. Si todo va bien, pronto salvaré gaviotas. Otra vez.

Anuncios

Dedos congelados

Dedos congelados está de nuevo junto a mí, por unos días. Con su mechón rubio cayéndole sobre la frente mientras revisa expedientes como si estudiara y los pinta de colorines. Que si iba a clase, al Instituto le han dicho hoy, jeje, vaya. Nos reímos de tontadas. Hablando de cotorras verdes y plantaciones caseras de maría (del vecino), contemplando la megafinal de petanca de los abueletes en el jardín próximo, comparando todos los tipos habidos y por haber de coca-colas y fantas light, zero, sin azúcar, bajos en calorías y tomando capuccinos y algún cigarrito (yo no, creo) sorteando al viento enfurecido allí mismo, bajo los cristales donde se estrellan las gaviotas.

Una chica complicada

A volar | TQM

Una chica complicada me dejó ésto, que encima ni siquiera era para mí, diciéndome, descífralo! Qué ves ahí… Hummm, no sé. Lo sabía, me dice. Cómo que lo sabía! Si le dije no sé porque como es muy complicada suponía que no era lo que yo pensaba que era. Y qué ves, pues veo arbolitos, unas gaviotas, un cielo, un tequieromucho y un corazón. No puede ser tan sencillo. Explícame por qué soy complicada, me pide, quiere saberlo. Puessssssssssssss, pues, pues, es que, a ver. Eres como un mar eterno, igual que la canción, muy muy muy profunda, llegas hasta el fondo de las cosas con la naturalidad de quien se zampa un helado de chocolate. Y escribías antes cosas difíciles, pero bonitas. Ahora ya no. Te estás volviendo facilona, jaja, casi casi escribes como cuentos para niños, qué te ha pasado! Creo que fue desde el golpe, sí, algo ocurrió (por cierto, están a punto de ver la luz unas fotografías comprometidas en una publicación de esta Casa). Bueno, sólo sé que siempre tienes la palabra adecuada en el momento oportuno, que sabes escuhar y me aguantas hasta cuando no quiero hablar, que son muchisísisisimos días. Que a mis silencios respondes con una florecita diminuta que yo atrapo contento. Un beso te dejo aquí, para ti para siempre.

Ella es Ccy

(ahhhhh, se me ha olvidaba, recogía todas sus flores obligado porque temía perder puntos en mi romanticismo, ella me lo dijo, pero éso jamás ocurrió; nooooooooooo, lo primero es broma)

Dijiste ‘prometido’, eh!