Ceyalá

diario retroprogresivo

Etiqueta: deseo

Hoy me han regalado una velita de la Candelaria. ¡Cuánto tiempo sin ver esas velas largas, delgadas, quebradizas! De muchos colores. Voy a pedir un deseo. O mejor diez.

Un deseo sin fin.

Javier, vida de mi vida, ponte bien.

Sólo me vale que me quieras con locura.

Feliç 150 any

Espíritu Corona

Bajo la lluvia de ayer tarde plantó la innovadora Corona-Mossén Sorell una pequeña falla navideña con la que celebra la Comisión su 150 aniversario y que arderá mañana en el instante mismo en que suene y se proyecte sobre ella la última campanada de bienvenida al nuevo año 2010.

Antes, un poquito antes, tienes tiempo todavía de dejar tu deseo escrito allí mismo. Al arder se hará realidad. Ellos lo prometen.

Ah! Por un momento volví a ver cotorras verdes y vampiros negros sobre mis Torres. Compré los regalos en la librería del Instituto Valenciano de Arte Moderno y paseé otra vez por los Jardines de la Beneficencia y del Botánico. Cruzó la San Silvestre medio iluminada por las lucecitas de los árboles en Guillém de Castro. Se me habían olvidado las cotorras y los vampiros. Y los museos y los deseos secretos. Y los jardines del Palleter y los héroes de leyenda. Ya es casi fiesta, es casi verano. No, no se me puede olvidar. Voy a escribirlo cien veces y lo echaré allí, en el pequeño buzón.

Prometieron que se cumpliría.

votar

Share/Bookmark

Un deseo

Esta noche hay que pedir un deseo. Yo quisiera unos cien. O al menos tres o cuatro. Pero entre todos, uno. Que sólo sé yo. A ver, voy a concentrarme. No me hace falta concentrarme, llevo concentrado desde que nací. Y llevo concentrado en ese deseo mucho tiempo. Así que ya está. Me falta mojarme los pies paseando por la playa. Vale, ahora vuelvo… (igual tardo un poco)