Ceyalá

diario retroprogresivo

Etiqueta: Couldinaman

Me gustan los lunes

Los días intensos como el de ayer, me pueden. Si ya una cosa normal me afecta, una extra-normal deja mi cerebro sumido en estado de levitación intergaláctica atemporal indescriptible. No, no es que me derrumbe; me derrumban pocas cosas ya. Al contrario, surge el caballero de la oxidada armadura, couldinaman, el que brilla y deslumbra. Alguien me dijo hace unos días que admiraba las cosas que hago y que aprendía de mí. Jo! Cómo me gusta repetir los elogios, verdad! No, no es así, no os los repito a vosotros sino a mí mismo para animarme porque estoy deprimido. Aunque mi depresión es extraña, ya sabéis, es un tobogán de sube y baja. Que se alegra y entristece intermitentemente a intervalos de cinco minutos. Cinco minutos es demasiado tiempo para mantener el mismo estado de ánimo. Me gustan los lunes porque llega la normalidad, sin sobresaltos. Si puede ser sin marrones mejor, pero no me asustan, soy experto en resolución de marrones. Me gustan los días antes de que amanezca, antes de que todo se mueva, porque soy perezoso, soy un perezoso activo. Y me quedo encantado cuando llega la hora en que los vampiros hacen de las suyas, mordiendo cuellos sin hacer daño, la hora de no hacer nada más que envolverte en el misterio de la vida y besar la hierba que te permitió andar. Me gustan los días, me gustan todos los días (Carmen, 7 años).

Criptonita

Coca-Cola revolucionaria

Pequeña historia de un vaso de Coca-Cola con estampas grabadas, una sonrisa encantadora y un Jesu tristón y melancólico que decide tomar decisiones sobre las personas que más quiere.