por Jesús V. Ferrer

Sí, la gente está rara. Como defendiéndose de la amargura.

Anuncios