por Jesús V. Ferrer

Siempre tuve claro qué es lo importante. Creo que desde antes de nacer. Me enseñaron, me enseñé a luchar contra molinos de viento. Me he sentido pequeño, el más pequeño David entre todos los gigantes. He creído ser uno de ellos, un gigante perplejo y enamorado cuando he dormido deseando seguir, poder volver a empezar.

Anuncios