por Jesús V. Ferrer

La lechuza ya debe haber cantado. Y el peregrino mundo sigue girando. Hoy descansé en mi lucha. Mañana volveré a estar alegre. No es seguro, sólo probable. No voy a llorar más. Hasta el viernes, por lo menos.

Anuncios