por Jesús V. Ferrer

Me pregunto quién pondrá el sol en su sitio por las mañanas si no estoy yo, o si se me olvida, porque no puedo hacer más, porque a veces me duele la espalda o el alma o más cosas, no sé. Quién arropará a los niños. Cuánto me quieres, quién lo dirá. Cuándo volveré a escribir cartas de amor sin puntos ni comas, a escalar cumbres borrascosas. Cómo salir del sueño. Quién sabrá que lo hice todo.

Anuncios