por Jesús V. Ferrer

Caminando hacia la oficina de buena mañana me encontré con un buen número de parejas morreándose por las esquinas, en mitad de las calles y bajo los árboles. O competían por algo o definitivamente es primavera. Es posible también que se haya filtrado el borrador de una novedosa normativa actualmente en estudio y que establece la obligatoriedad de amarse infinitamente.

Anuncios