por Jesús V. Ferrer

Desde el feliz día en que decidí regalar un ramo de flores, todas las compañías repartidoras de flores del mundo me mandan millones de correos. Dan la vuelta al mundo mis ramitos. Llegan donde una vez llegué yo. Y más allá.

Anuncios