por Jesús V. Ferrer

Cuando hago lo que debo (como en las películas americanas) una fuerza arrolladora me invade y me creo el rey del mundo.

(Luego se me van los poderes y me recogen en camilla).

Cuando hago lo que quiero ya es la rehostia. Casi nunca.

Anuncios