Verde

por Jesús V. Ferrer

No era seguro, sólo probable. Llegó la primavera y yo he pintado mi libreta de verde y blanco.

Yo quiero que se quede para siempre la luna de anoche y que los vampiros vuelen valientes sin importarles que vaya a salir el sol. Que me digas que me quieres, más imposible. Que vuelvan las oscuras golondrinas, las que aprendieron nuestros nombres.

Ésas que no volverán.

Anuncios