por Jesús V. Ferrer

Menudo jaleo arman los pájaros, ya cantan a las seis de la mañana. Incluso a las cinco y a las cuatro. ¡Qué bárbaros! Me cruzo a veces con ellos. Yo me voy a dormir. Ellos, a su marcha, estrenan el día.

Anuncios