Margarita

por Jesús V. Ferrer

Porque Margarita es buena

porque Margarita es bella

porque Margarita es mía…

Pátzcuaro me pareció el paraíso. Paraíso de flores y leyendas. Georgina y Ramón, los enamorados más enamorados del mundo. Javier se hizo mayor aquella tarde, en el instante mismo en que Georgina le explicó que no le pasaba nada… simplemente Javi estás borracho. Como Goku en la 4ª Fase, captó todos los rayos solares que encontró tumbado brazos en cruz en las ruinas de Tingambato. De sus males se olvidó al momento con sólo mirar a los ojos de su amada Jimena. Rocío nos explicó sus andanzas en el DF preparando la excursión a la Isla de Janitzio con Rosy y Bolita. Lo que al día siguiente fue una explosión inconmensurable de color y vida esa noche eran miles de lucecitas encantadoras, alguien había encendido el cielo en Michoacán. Ningún dragón guardián malvado podría esconder las manzanas de oro en aquel jardín de Hespérides.

Georgina vive hoy en Colima, junto al mar. Yo no conozco Colima. Es una buena razón para volver. Las cosas de nuevo podrían ser como han sido siempre. Como lo fueron cuando visité Pátzcuaro y yo hablaba mucho, muchísimo, además de siempre pensar. En ese lugar conocí a Margarita.

¿Cómo es Margarita? Margarita es alegre. Margarita es muchas cosas. Competimos durante años por ver quién de los dos se convertiría en rey de los correos electrónicos. Ahora yo le sigo enviando y nadie me responde, porque está en otra dimensión. Dudé en eliminar su correo de mi lista VIP. Pero no, no quiero, no me da la gana. ¡Por qué tengo que eliminarla! Durante un tiempo sus correos no me fueron devueltos, igual que si los leyera alguien, ella o no sé. No, no la eliminaré, ni me quiero poner triste, ni llorar. Un día encontré uno devuelto y me salió una lágrima muy gorda. Nunca más miraré el listado de correos devueltos, por si acaso.

Un correo electrónico directo al cielo, eso es.

Seguro que le llega.
Anuncios