Aún más

por Jesús V. Ferrer

Siempre les pregunto cuánto me quieres.

Lo sabéis porque lo cuento un millón de veces. La respuesta pactada es mucho, más imposible. El otro día le di un apretujón a Eva y me dijo que sí, que mucho. Pero más imposible?

Aún más, exclamó aceptando mis mimos

Esas dos palabras me dan combustible vital para al menos (a ver) un mes. O más.

Anuncios