Fernando Po

por Jesús V. Ferrer

Es sábado. O debería serlo. Me he levantado a las ocho, descongelé la nevera (he de comprar otra nueva antes de que explote la que tengo), puse dos lavadoras, un lavaplatos, limpié la casa, me duché, hice la comida, tendí, vi el telediario, un poco de fútbol, retiré diez veces los recipientes de agua del aire acondicionado, fui un rato en bici, sudé, me volví a duchar, volví a sudar, escuché y vi unos vídeos en YouTube, consulté las salas de cine para esta noche y borré el spam de mi correo.

Quiero tener un yate y fugarme. A Fernando Po. Mi madre siempre quiso fugarse a Fernando Po. Yo tengo mucha curiosidad por visitar esa isla.

Anuncios