Francesco

por Jesús V. Ferrer

Es una oración, podría ser un poema. Traduzco un trocito a mi manera.

Donde hay odio, que yo lleve el amor.

Donde hay ofensa, que yo traiga el perdón.

Donde hay discordia, que yo lleve la unión.

Donde hay desesperanza, que yo aporte la ilusión.

Donde reside la tristeza, que yo entregue alegría.

Que no espere tanto

Ser consolado, como consolar.

Ser comprendido, como comprender.

Ser amado, como amar.

Essere amato, quanto amare.

Francesco

Encontré este texto en una de mis visitas a Asís, cerca de un lugar donde las rosas nacen sin espinas. Lo guardé en mi cartera y lo traigo en mi mochila, junto a decenas de pequeños objetos queridos por mí, que voy intercambiando y procuro no perder.

Un tiempo después averigué que esa misma estampa la llevó la mamá siempre consigo.

Anuncios