Pájaros

por Jesús V. Ferrer

Suelo tener sueño cuando todos se levantan y me despierto mientras el resto se va a dormir. En vacaciones ha llovido mucho, incluso por la noche, pero durante varios días a éso de las dos de la madrugada se calmaba el agua y los pájaros que habitualmente se reúnen hacia los cinco o las seis de la mañana para organizar su día, adelantaban unas horas la quedada y comenzaban a cantar al meterme bajo el edredón, liando aún más mi biorritmo. Me gusta la noche, aún me gusta más comprobar que sale el sol los días en que ves las cosas menos claras. Se puede querer más de lo normal? Hasta cuánto? Hasta cuándo? Quién lo mide? Ya nadie muere de amor, qué tontería, no!

– Dime, qué es Ceyalá?

– Es una larga historia! No sé cómo contarla.

Anuncios